Alfonso Borragán y la ingesta de piedras