La edad no es un límite ni para apreciar, ni para hacer arte. Presenciar actuar a personas adultas mayores genera en el espectador una alegría genuina. Este texto se escribe tras una sesión fotográfica al grupo de teatro de tercera edad que viene impulsando el área de Artes Escénicas del proyecto mARTadero.

Un grupo de adultos mayores compuesto por 10 mujeres y 1 varón dedicaron gran parte del año 2023  a talleres de formación en danza, teatro y dramaturgia. Los resultados de este trabajo se verán en una obra teatral que se presentará como regalo de fin de año para las familias de estas actrices y actores, y para el público en general. Su constancia y disciplina, son parte de los atributos propios de personas maduras con gran energía y entusiasmo. Su puesta en escena es una demostración de que nunca se es demasiado viejo para pararse sobre un escenario.

El ensayo arranca con baile, en columnas y con movimientos que cubren la totalidad del escenario, para dar paso a una representación que los transporta a la infancia primera, recordándoles los años vividos. Desafiar sus propios límites les permite expresarse mediante el cuerpo, la voz y la emoción desbordada en su actuación. 

La sala de ensayo se convierte en un refugio donde pueden mantenerse en movimiento,  romper con el estereotipo de adulto mayor y mostrar todo lo que tienen para dar; estos niños de corazón encarnan en cada ensayo la vitalidad y, desafiarse a sí mismos a llevar sus cuerpos y mentes a estar en constante actividad. Queda poco para ver el estreno de la obra teatral “Después de las mariposas”.