Malena Rodríguez García
Coordinadora del área de Danza del Proyecto mARTadero

D

anza igual a movimiento, a flujo ininterrumpido de movimiento. Es la fórmula que ha establecido el ballet, la danza moderna y gran parte de lo que nombramos como danza contemporánea. ¿Pero qué sucedería si el movimiento cesa? ¿Desaparece la danza?

El arte y la danza son indisociables de los procesos históricos e ideológicos, estos los modelan según sus requerimientos pero también, los interpelan provocando transformaciones que a su vez inciden en dichos procesos.

La modernidad ha instituido el disciplinamiento de los cuerpos y ha instalado un sistema de valores éticos y estéticos en la vida de los sujetxs. A la sociedad del espectáculo le vienen muy bien ciertos parámetros de sentido que se heredaron de la danza moderna y de su antecesor el ballet, sentido que requiere la estandarización de los cuerpos danzantes a través de entrenamientos extenuantes, poco orgánicos, que no respetan los procesos y anatomías diferenciadas.

Este disciplinamiento de los cuerpos se rige bajo lógicas de competitividad y de exaltación de la vanidad. Los espectáculos que promueve son un despliegue de las grandes trayectorias de les bailarines en el espacio. Todo alude al exterior y a la producción incesante de movimientos, hacer hacer hacer en escena, llegar a la meta, al imaginario de lo que es danza instalada en los viejos repertorios de obras que validan estas formas de hacer.

La danza posmoderna surge como una transgresión de esa normativa. La década de los sesentas y su carácter rupturista en el arte, la confluencia de corrientes filosóficas contemporáneas, Prácticas Somáticas y performativas hacen que otra danza sea posible y exigen cambiar el modo de estructuración del pensamiento sobre la danza actual: una danza que pone su atención ya no a la técnica si no a la acción corporal. La improvisación como lo vivo, toma el lugar de lo coreográfico, por lo tanto el entrenamiento tiene que cambiar. Entonces aparece la pausa con un rol fundamental.

Para conectar con lo que sucede dentro hay que parar, detenerse, observar y escuchar. La Propiocepción como sentido del movimiento interno del cuerpo, es desarrollada por las Prácticas Somáticas que le dieron a la danza una nueva corporalidad. Propone detenerse y cambiar el movimiento incesante de los pasos coreográficos por el silencio, confiriendo al cuerpo el lugar de la escucha de lo que acontece dentro, pero dentro no como un vacío envuelto por la piel, no como alma, si no como percepción de las relaciones de tensión, torsión y distribución de fuerza de los órganos, fluidos, músculos, huesos, de todo los que compone el adentro de un cuerpo. Esta Percepción del movimiento endoreferencial, estudia el movimiento no solo como una trayectoria externa. En esta introspección emerge una desidentificación del “Yo compacto” y deviene un Yo difuso amorfo y plástico*. Inmovilidad pero no fijeza* somos fluctuación eterna.

Este entrenamiento refinado es un camino consiente y eficiente sin meta aparente mas que la propia experiencia, pero en lo que respecta al campo escénico, el cuerpo-imagen rompe la temporalidad impuesta del hacer, de llenar el espacio y el tiempo, y cambia la movilidad por la presencia; rompe también la expectativa y ansiedad del espectadxr saturadx de información, obligándole a la pausa contemplativa, a la experiencia sensoperceptiva, a observar lo virtuoso de lo simple y la potencia de lo mínimo. Aguzar los sentidos para observar la diferencia que aparece de lo inmóvil, observar lo invisible de la imagen. ¿Qué veo en una persona de pie? la pequeña danza* no es el tiempo quien la articula, si no la gravedad.

También podemos detenernos.

* Jaime del Val en “Introducción a la Propiocepción en tiempos de pandemia”.
* André Lepecki en su libro “Inmóvil: Sobre la Vibrante Microscopía de la danza”.
 *“La pequeña danza sucede en ese lugar indefinido; el bailarín debe explorar el no localizable allí entre subjetividad y cuerpo-imagen” André Lepecki.
La pequeña danza” es un concepto práctico aportado a la Danza por Steve Paxton precursor del Contacto Improvisación.
descarga en PDF