Jhade Cruz Antonio / Prensa mARTadero

Proyecto mARTadero tiene siete principios que funcionan como líneas de trabajo, entre ellos, la integración y el intercambio de conocimientos y experiencias, que en esta oportunidad resaltaron en la propuesta de Artes Escénicas junto al Centro de acogida transitorio Sayari Warmi.

Sayari Warmi, levántate mujer, en quechua; recibe adolescentes que fueron víctimas de  trata y tráfico con fines de violencia sexual comercial tras ser remitidas por la Defensoría de la niñez, la Fuerza especial de lucha contra el crimen (FELCC) o el Servicio Departamental de Gestión Social (Sedeges); y trabaja en procesos de recuperación tanto en formación, impulso a micro emprendimientos, como nivelación escolar.

Soledad Ardaya, actual coordinadora de Artes Escénicas, quien viene trabajando desde 2015 con las adolescentes del centro, relata lo que se vino realizando durante la presente gestión: “Este proyecto intenta utilizar el arte del teatro y de la danza como un proceso de sanación, donde las chicas viven entre seis y ocho meses en el hogar donde se trabaja procesos de reinserción familiar. Y hemos visto que es muy pertinente algo creativo para que esos ocho meses no sea un encierro sino se convierta en un proceso de creación donde lo fundamental es recuperar la relación corporal, lo que el cuerpo puede expresar, en el que puede hacer muchas cosas y que tiene valor”. Al finalizar el trabajo entre 4 a 5 meses, se presenta una obra a los padres de familia, que muchos vienen de provincias como Chapare y otros lugares alejados.

Las obras presentadas tienen un valor artístico y un valor metafórico, no se muestran las historias reales o los casos, sino se busca contar desde las ideas de las adolescentes, a través de poesías y metáforas, como una forma de expresión para re pensarse y re sentirse.

Los procesos de formación y c-re-acción en mARTadero son impulsados también de forma transgeneracional, donde los jóvenes son formados y más tarde formadores. Teresa Arano; que inició en el elenco de danza de la Comunidad creativa de jóvenes de mARTadero, fue la tallerista que acompañó la creación en la parte de danza contemporánea de la obra, cuenta su experiencia: “Algo muy personal que me ha pasado es que me cuesta dar abrazos o cariño abiertamente pero esas niñas son puro amor, me han abierto el corazón, ha sido unas de las experiencias personales más intensas que he vivido; y por otro lado, el trabajo con ellas ha sido arduo, tienen mucho para crear y dar, siempre están prestas para aprender, les gusta mucho la danza a la mayoría y sueñan con ser bailarinas o artistas”.

La nave central de mARTadero fue escenario para la obra y tras finalizar, se realizó una feria productiva en la sala contigua, donde las adolescentes mostraron y vendieron sus trabajos manuales de bisutería y repostería.

La religiosa Matilde Rodríguez, a cargo de la coordinación de desarrollo del centro Sayari Warmi, manifestó: “Veo que a través del arte, de la música y de la danza, las chicas pueden realmente ir interiorizando y al mismo tiempo ir sacando de adentro aquello que no son y también lo que son, para que pueda surgir algo nuevo, de aquello que todo ser humano se proyecta, que es la felicidad y estar en armonía con una misma y con los otros”, también expresó su agradecimiento a todas las personas que hicieron posible el proyecto y la participación de las adolescentes en él.

En el área de Escénicas se tienen varios de este tipo de proyectos: Se ha trabajado con mujeres de Sacaba con la consolidación de clubes de madres y también con profesoras de unidades educativas brindándoles herramientas que estimulen la lectura en los niños y niñas. Son dos ramas que se proyectan en el área: la creación profesional de teatro con presentaciones de obras y los proyectos de transformación social; que en temas sensibles y duros como éste, demuestran que sí se pueden hacer cambios reales desde el arte.

Licencia Copyleft © *|2017|* *|Proyecto mARTadero|*, Algunos derechos reservados | CC – BY – SA: (Puedes distribuir, exhibir y reutilizar este artículo,  siempre y cuando reconozcas y cites la autoría, fecha y url web).

 

Comparte esta nota: